Cultivo y cosecha del té

La planta de té adulta es muy resistente y puede aguantar a condiciones meteorológicas adversas, pero su crecimiento y desarrollo es lento. Los cultivadores de té saben que han de cuidar de manera muy especial a las plantas jóvenes mientras esperan que lleguen a su madurez.

La planta del té se cultiva a partir de una semilla o de un esqueje. Son muchos los cultivadores artesanales que confían más en las semillas porque creen que la planta adulta será más resistente y fuerte si ha tenido que luchar para atravesar la barrera del suelo y establecer una buena red raíces. Pero son más numerosos los productores que eligen el método del esqueje que permite acelerar el proceso hasta llegar a una planta que puede ser recolectada. La rapidez es la ventaja de este método y el aumento de la probabilidad de que las características de la nueva planta sean similares a la de la planta “madre”, y por eso a muchos cultivadores les parece una apuesta más segura para preservar el carácter y aroma de la planta.

Cultivo con semillas

 Una flor tarda más de un año en florecer. El momento de la floración es variable, ya que algunas brotan en verano y se abren en otoño. La semilla cae cuando el tiempo es frío y es cuando se recoge del suelo a continuación. En China, empiezan a recogerla a finales de otoño o cuando empieza el invierno.

1 Siembra

Las semilla se suelen poner previamente en remojo 24h antes de la plantación, con el fin de separar la cáscara leñosa y acelerar la germinación. Las semillas que bajan hasta el fondo cuando están a remojo son las que se van a utilizar, en cambio, las semillas que quedan flotando se descartan.

Formación de raíces

Es muy importante que la planta tenga su raíz principal para que así pueda absorber nutrientes y pueda mantenerse firme en el lugar donde se encuentra.

Germinación

Cuando germina, las semillas tardan varios meses en producir el tallo con hojas. Cuando está en esta etapa, la planta necesita sombra, para evitar que se seque, y por ello, no es recomendable que la planta sea expuesta en exceso al sol.

Poda

La planta madura mide 1/1,2 m de alto y debería tener aproximadamente unas 30 ramas, para mantener una forma y altura ideal para poder deshojarla.

La primera poda debería ser a los 2 años de haberla plantado. Después, se realiza una pequeña poda una vez al año.

Las podas importantes, que es cuando se quitan todas las hojas y ramas secundarias para favorecer el rejuvenecimiento, se lleva a cabo cada 3 / 4 años.

Brotes y hojas arrancadas

Las hojas arrancadas a mano deben adaptarse a los estándares de la industria, y de manera óptima son preferibles los tallos con 2 hojas o más y los brotes tiernos. Esto es considerado un deshoje excelente.


PROPAGACIÓN MEDIANTE ESQUEJES

En el periodo de latencia o estación seca, de la parte intermedia del primer retoño de la planta se extrae un primer esqueje de 1.5 – 5 cm con solo una hoja sana. Este tallo se corta en diagonal , a unos 5mm por encima y 2.5 cm por debajo de la hoja, luego este se plantará en una maceta. Los esquejes no deben tener luz directa y la hoja deberá rociarse con agua a diario.

A los 12/15 meses el esqueje ya tendrá sus propias raíces y estará listo para cambiar al campo de siembra. Para la primera cosecha se deben esperar otros 12/15 meses, en total desde que cortamos el esqueje hasta la primera cosecha pasarán 2 / 3 año. Estas plantas procedentes de esquejes vivirán unos 30 ó 40 años, mientras que las que son nacidas de semillas producirán hojas durante varios siglos.

Deja un comentario