Los diferentes tipos de té

A continuación te mostramos las características fundamentales de los principales tipos de tés, para que tengas una introducción básica al tema. En posteriores artículos iremos profundizando en cada una de las variedades:

Té verde

El té verde no está oxidado y se parece muchísimo a la hoja arrancada de la planta original, un pequeño brote primaveral de hoja que contiene abundantes nutrientes y aceites enviados hacia arriba desde las raíces de la planta tras un periodo invernal. El té verde es admirado por su frescura y carácter delicado. Los tés verdes más apreciados en China se conocen como los Pre-Qing Ming, que su traducción es, “antes de la fiesta de la primavera”, que cae a comienzos de abril. El té verde se da en diferentes formas: plana, parecidas como si fueran agujas, rizadas, enrolladas en pelotas o en trozos muy finos.
Son también extraordinariamente apreciados los tés verdes japoneses, que incluyen diferentes variedades: sencha, gyokuro, bancha, genmaicha, marcha, houjicha, etc… Hablaremos en posteriores artículos de ellos con detenimiento ya que en Zeen tenemos disponibles en nuestra gama de tés una amplia variedad de excepcionales tés verdes japoneses.

Té blanco

Producido mayormente en la provincia de China de Fujian, el té blanco es el menos procesado de todos, pero sin embargo, producirlo lleva mucho tiempo, 2-3 días, y tiene una ligera oxidación natural que es debido a su largo proceso de marchitamiento que suele durar unos 2 días, tras cuál es horneado a fuego lento, clasificado y vuelto a hornear. Hay varios tipos de té blanco, algunos se hacen con hojas y brotes tan tiernos que todavía conservan una fina pelusa que se le suele decir “pekoe”, otros utilizan hojas mas grandes y están un poco mas oxidados. El té blanco se considera uno de los más saludables, porque contienen en gran cantidad antioxidantes, como son las catequinas y los polifenoles, que ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Té negro

El té negro es un té completamente oxidado que se produce en kenia y en muchos países asiáticos, entre ellos Sri Lanka, chin y la India. La gran parte del té negro cultivado en todo el mundo se destina a la industria de las bolsitas de té, y a menudo se mezcla con otros tipos de té para conseguir combinaciones de diferentes sabores. Los chinos llaman a los tés negros “tés rojos” debido al color que dejan cuando se infusionan en agua. Los tés negros son muy energéticos, malteados, con mucho cuerpo y tonificantes debido a los ricos sabores que se desarrollan durante el proceso de la oxidación.

Té Pu-erh

Con mucha frecuencia denominado té post fermentado, el Pu Erh recibe su nombre de la localidad de la provincia de China de Yunnan en que se produce. Este té contiene microorganismos con propiedades prebióticas, que ayudan hacer la digestión y potencian un saludable sistema inmunológico, por lo que se suele consumir para favorecer la pérdida de peso. Una vez que se a procesado, las hojas se cuecen al vapor, se prensan en tortas y se envejecen durantes varios años antes de venderse; el té también está disponible en horas sueltas. Hay dos clases de Pu Erh, el Sheng (crudo), al que se le permite desarrollarse y envejecer naturalmente, y el Shou (maduro), que pasa por un acelerado proceso de fermentación. En otras provincias de China, se producen tés parecidos, llamados como té oscuro o “hei cha”. El té es envejecido post fermentado, en particular el Pu Erh es muy apreciado por los entendidos, que lo almacenan y envejecen durante décadas, pues esto hace que los sabores varían desde lo terroso, mohoso y correoso al sabor chocolate o madera, y se vuelven más complejos con el tiempo.

Té amarillo

El té amarillo solo se produce en unas pocas zonas de China, en las provincias Hunan y Sichan principalmente. Como resultado, este té es muy escaso en todo el mundo, porque se produce muy poco y se exporta muy poco, y esto lo hace bastante raro. Como en el caso del té verde, las mejores calidades del té amarillo se producen con hojas cosechadas a comienzos de la primavera. El té amarillo se característica principalmente por su sabor fresco y delicado, y debe su nombre al tono ligeramente de color amarillo de la hoja, que es la consecuencia del proceso que se le realiza.

Té oolong

El oolong también se produce en la provincia de China de Fujian, especialmente en los montes Wuyi y en las laderas montañosas de Taiwán. Este té es semioxidado utiliza hojas maduras que se someten a un riguroso proceso de producción. Se marchitan durante unas cuantas horas, luego se les agita a fin de machacar las hojas y destruir las paredes celulares y así ayudar a la liberación del sabor durante la oxidación. El proceso de oxidación puede durar unas cuantas horas, hasta que el maestro decida que el té ya ha alcanzado su nivel correcto de oxidación. Entonces las hojas se cuecen a fin de evitar que continúen la oxidación, se enrollan y luego se vuelven a cocer. Los oolong ligeramente oxidados se les da la forma de perdigones de color verde oscuro, mientras que aquellos más intensamente oxidados se convierten en hojas largas, oscuras y retorcidas.

Deja un comentario